Dale a "No me gusta". Por un uso responsable de imágenes en las redes sociales

La Asociación Pauta ha lanzado una campaña destinada a sensibilizar sobre el uso responsable de las imágenes en las que aparecen personas con Trastornos del Espectro de Autismo (TEA) o alguna discapacidad. Recomiendan que si ven que hay gente en redes sociales que hace un uso indiscriminado de fotografías de niños con discapacidad que solo persigue ese “Me gusta”, denúncienlo, o dense de baja, o sencillamente, muestren su desacuerdo.

La Asociación Pauta de Madrid (España) ha lanzado una campaña denominada “FOTOETICINA. Consideraciones sobre el uso de las imágenes de las personas con TEA” destinada a sensibilizar sobre el uso responsable de las imágenes en las que aparecen personas con Trastornos del Espectro de Autismo (TEA). Esta campaña invita a reflexionar sobre el uso, en muchos casos indiscriminado de fotografías en las que aparecen personas con autismo -sean estos niños, adolescentes o mayores-, para ello dan una serie de pautas destinadas a dar un mejor uso a este tipo de imágenes.

En la actualidad y debido a los nuevos teléfonos, redes sociales y toda la parafernalia tecnológica a la que tenemos acceso, casi cualquier persona dispone de todo un arsenal de imágenes a su disposición. Pero muchas veces no nos preguntamos si estamos dando un uso adecuado a todo ese inmenso catálogo audiovisual. Colgamos fotos y vídeos en redes sociales, nos las enviamos por programas de mensajería entre diferentes dispositivos móviles, y sin embargo en muchos casos no hemos pensado sobre las repercusiones de ese uso indiscriminado de imágenes.

Dale “No me gusta” al uso de fotografías de niños con discapacidad.

Incluso hay determinados muros de Facebook o perfiles de Twitter que están cuasi especializados en poner fotografías, generalmente de niños con discapacidad. Suelen defenderse en el hecho de que en realidad ellos hacen campañas de sensibilización, pero al final parece que en realidad sean solo unos fanáticos del “Me gusta” o de ganar más seguidores usando fotografías de niños con el mero propósito de usar la emoción (o peor aun, la pena) de la gente para que en base a la instrumentalización barata de la imagen de niños se consigan los tan ansiados “Me gusta”. Este hecho es tristemente habitual, y es algo en lo que deberíamos tomar conciencia, aquí no vale todo. No podemos ampararnos en que para dar sensiblización usemos fotografías de niños con discapacidad de forma arbitraria. Quizá habría que preguntar ¿Tiene usted una autorización para usar esa fotografía? Y claro la respuesta suele ser que la vi en internet, como si todo lo que pulula por la red estuviese a disposición ilimitada del primero que llegue.

¿Qué pensarían si un día viesen un cartel con la foto de su hijo y ustedes no hubiesen dado autorización? Posiblemente se pondrían hechos una furia, y con toda a razón del mundo. Y posiblemente no pensarían en las 300 fotografías de otros niños que ustedes mismos han compartido en redes sociales, sin pararse un segundo a pensar si eso que hacen es correcto. Eso sin contar que en muchos casos usted ha cometido un acto ilegal.

Ante esta situación de vulneración continuada de la dignidad de esos niños nadie parece alterarse, sencillamente porque nadie parece verla ¿Realmente creen que poner la foto de un niño que corre con prótesis en sus piernas hará que la sociedad vea eso como algo normal? ¿O quizá solo piensen en el típico “Pobrecito niño, mira como se mueve con sus piernecitas mecánicas”? ¿Creen que poner la foto de un niño o niña que tenga malformaciones sirve para crear conciencia social? ¿O en realidad solo buscan un montón de “me gusta” para mayor gozo personal? ¿Alguna vez han pedido autorización para usar fotografías de niños? El hecho de que la publicase un periódico en un momento determinado y bajo una restricción de derechos de uso no les permite hacer lo que les dé la gana. De hecho están cometiendo un delito usando una fotografía protegida por derechos de autor. Para informar que a un niño o niña le han operado de algo, o le han creado una prótesis a medida, o para decir que a un chico con autismo lo echaron de no sé dónde, realmente no hace falta poner fotografías, pongan ustedes la información, seguro que alguien la lee. Claro que en vez de nosécuantosmil me gustas quizá solo tenga 80, pero esos 80 sí leyeron la información y sí se sensibilizaron, a los otros nosécuantosmil solo les impactó la fotografía y poco más.

Creo que este reflexión debemos hacerla todos en general, y creo que todos debemos pensar en que el día menos pensado el niño o niña de la fotografía -con un mensaje emocional- posiblemente sea nuestra propia hija o hijo, y que en ese momento debemos pensar cómo se habrán sentido los miles de madres y padres de los hijos que salen en las fotografías que nosotros mismos hemos compartido, o le hemos dado al me gusta ¿Realmente les gusta? Hagan esa reflexión.

Si en un futuro ven que hay gente en redes sociales que hace un uso indiscriminado de fotografías de niños con discapacidad y que a parte de aportar alguna que otra historia con tintes emocionales y que finalmente solo persiguen ese “Me gusta”, denúncienlo, o dense de baja, o sencillamente, muestren su desacuerdo. Y si ustedes necesitan imágenes para su trabajo diario, o para su muro de Facebook o su cuenta de Twitter, deben saber que hay muchos bancos de imágenes con licencias de uso muy flexibles y que pueden usar para ilustrar sus trabajos, y que no es necesario que ustedes hagan un uso y un abuso indiscriminado de fotografías de personas con cualquier tipo de discapacidad. Seguramente no ganaran tantos seguidores, quizá no tengan tantos “Me gusta”, pero serán coherentes, no pueden ir pidiendo respeto para sus hijos con una mano y con la otra compartir sin permiso la foto del hijo de otra persona. Ustedes deciden, que prefieren ¿Ser quienes más me gusta tienen sin importarles un bledo los derechos de otros? ¿O por el contrario realizar un uso responsable de las redes sociales? Decidan ustedes que es lo que más les gusta.

Fuente: http://autismodiario.org