[CÁNCER] Taller de Musicoterapia Extrahospitalaria de la Fundación Oncológica Infantil ÍCARO en la sede de la Fundación Dolores Bas

Entre las actividades puestas en marcha para alcanzar sus fines se encuentra el Taller de Musicoterapia Extrahospitalaria, que se lleva desarrollando dos años, todos los miércoles, en las instalaciones que desde la Fundación Dolores Bas cedemos para tal fin de forma totalmente gratuita.

La Fundación Oncológica Infantil ÍCARO nace ante la necesidad incipiente de que se crease en nuestra Comunidad Autónoma algún organismo que velara exclusivamente por la integridad de los niños que tienen cáncer y de sus familias. Nace de la experiencia de unos padres cuyo hijo padece leucemia, y al vivir esta situación en primera persona, se enfrenta a una serie de dificultades derivadas de la enfermedad, pero ajenas a esta.

Por este motivo se plantean crear esta entidad, junto con amigos y colaboradores, en la que tengan otros padres que estén pasando por situaciones similares, para apoyarse y prestarse ayuda, y constituir un sólido grupo humano que luche para buscar solucines factibles a los problemas que surgen, y lograr así, las mejoras de las condiciones socio-sanitarias para los niños extremeños que sufren esta enfermedad u otras de similares características y familiares.

El cáncer infantil se ha convertido en una enfermedad que afecta a entre 1% y 3% de la población infantil de nuestro país; por lo que resulta relevante que existan entidades que se dediquen por completo a luchar para conseguir mejoras en el tratamiento, en la estancia hospitalaria o en el ámbito educativo de estos niños y niñas afectados por la enfermedad.

Una de las actividades puestas en marcha para alcanzar tales fines es el Taller de Musicoterapia Extrahospitalaria, financiado por Fundación Telefónica gracias a la VIII Convocatoria de Proyecto Solidarios que se lleva desarrollando desde 2014 3 horas semanales en las instalaciones que desde la Fundación Dolores Bas hemos cedido para tal fin de forma totalmente gratuita.

Los objetivos de este proyecto son ofrecer una actividad que permita evadirse de la enfermedad a los menores, aprender estrategias para mitigar los síntomas físicos  y emocionales, eliminar la ansiedad y el estrés, modificar el estado de ánimo, facilitar la expresión de sentimientos, facilitar relaciones, mejorar la coordinación, relajación, expresión, creatividad y afectividad.

La actividad fundamental es la improvisación musical, con pequeños instrumentos de percusión, realizando juegos de coordinación, lectura  de cuentos y actividades sobre los mismos, escucha de cuentos musicales, relajación a través de la música clásica y la pintura, etc.

En el curso 2015-16, gracias a la generosidad de todas las Fundaciones y dado que había pocos menores de oncología que podían acudir a las sesiones, se ha ampliado la actividad a menores con TEA (Trastorno del Espectro Autista).

Esta semana se ha clausurado el taller y queremos compartir algunas imágenes con todos vosotros.