¿Qué es el cáncer infantil?

El cáncer infantil no es una enfermedad, sino que es un complejo y heterogéneo número de distintas enfermedades que, en general, se diferencian de los cánceres del adulto en que responden mejor a los tratamientos y tienen una tasa más alta de supervivencia.

Todas estas enfermedades tienen en común que se originan a partir de una sola célula maligna que crece sin control, tanto en su sitio original como en otros órganos del cuerpo. Cada una de estas enfermedades que engloban el término de cáncer infantil tiene un pronóstico y un tratamiento diferente.

La incidencia del cáncer en los niños es muy baja: 140 casos nuevos al año por cada millón de niños menores de 15 años.

Durante las últimas décadas, los avances en las técnicas diagnósticas y en los tratamientos del cáncer infantil han aumentado la supervivencia de estos niños hasta el 76%.

http://peru21.pe/vida21/cancer-infantil-y-como-prevenirlo-2043597

TIPOS  

Enfermedades hematológicas y tumores sólidos.

El cáncer se presenta cuando una célula en particular o un grupo de células comienza a multiplicarse y crecer de manera descontrolada invadiendo a las células normales de alrededor.

En los niños, este proceso se produce más rápido que en los adultos. Esto se debe a que las células tumorales suelen ser embrionarias e inmaduras.

En general, los tipos más frecuentes de cáncer en la infancia se pueden dividir en dos grandes grupos: las enfermedades hematológicas (leucemias y linfomas) y los tumores sólidos (carcinomas y sarcomas).

Leucemia

La leucemia es un cáncer de la sangre que se origina en las células de la medula ósea. La médula ósea es la sustancia que se encuentra en el interior de los huesos y que produce las células sanguíneas (glóbulos rojos, blancos y plaquetas).

La leucemia se produce por la proliferación incontrolada de unas células que se denominan "blastos" (glóbulos blancos inmaduros), desplazando el resto de células sanguíneas, por lo que el niño presenta síntomas de anemia (cansancio, palidez...) y riesgo de hemorragia (hematomas).

Existen varios tipos de leucemia. Las más frecuentes en niños son las leucemias linfoblásticas agudas.

Leucemia linfoblástica aguda (LLA): afecta a los linfocitos. Un porcentaje importante de niños con LLA tienen edades comprendidas, generalmente, entre 3 y 5 años, pero también pueden ser más pequeños o más mayores. Con los tratamientos actuales más del 70% de los niños se curan. 

Leucemia mieloide o granulocítica aguda: generalmente se presenta en personas mayores de 25 años, pero también aparece durante la infancia o la adolescencia. 

Leucemia mieloide crónica: es más rara en niños.

Tumores en el sistema nervioso central

Los tumores del sistema nervioso central o tumores cerebrales constituyen el segundo tumor más frecuente en los niños. Pueden aparecer a cualquier edad en la infancia y en la adolescencia, aunque son más frecuentes entre los 5 y los 10 años. Pueden producir convulsiones, cefaleas, vómitos, irritabilidad, alteraciones de la conducta, somnolencia, etc...

Tumor Wilms

El Tumor de Wilms es un tumor maligno que afecta a las células de los riñones. Ocurre generalmente en niños antes de los 10 años. Los síntomas más frecuentes son la presencia de una masa abdominal, fiebre, pérdida de apetito, presencia de sangre en la orina o dolor abdominal.

Tiene muchas posibilidades de curarse.

Linfomas

Los linfomas son cánceres que se desarrollan a partir del sistema linfático, el cual forma parte del sistema inmunológico. El sistema linfático se encuentra en el bazo, el timo, los ganglios, la médula ósea y otros órganos que contienen tejido linfoide, como las amígdalas, la piel, el intestino delgado y el estómago. Un linfoma puede desarrollarse en cualquiera de estos órganos.

Los linfomas pueden dividirse en linfoma de Hodgkin y linfoma no Hodgkin.

El linfoma de Hodgkin generalmente afecta a los ganglios linfáticos periféricos, en personas de 10 a 30 años. Suelen aparecen ganglios en el cuello y fiebre. Tiene muchas probabilidades de curarse.

El linfoma no Hodgkin es más frecuente en los niños. Con frecuencia se desarrolla en el intestino delgado o en el mediastino (espacio entre los dos pulmones), aunque también puede aparecer en el hígado, bazo, sistema nervioso, médula ósea y ganglios linfáticos.

Retinoblastoma

El retinoblastoma es un tumor maligno de la retina. Lo más frecuente es que este tumor se desarrolle en niños menores de 5 años, aunque puede aparecer a cualquier edad.

Osteosarcoma

El osteosarcoma es la forma de cáncer de hueso más frecuente en los niños. Generalmente aparece en los huesos largos del brazo (húmero) y de la pierna (fémur y tibia). Ocurre entre los 10 y 25 años, y es más frecuente en varones.

Empieza con dolor y signos inflamatorios en la rodilla o en el antebrazo.

Rabdomiosarcoma

El rabdomiosarcoma es un tipo de sarcoma de partes blandas que afecta a las células de los músculos. Ocurre más frecuentemente en varones y en edades comprendidas entre los 2 y 6 años.

Sarcoma de Ewing

El sarcoma de Ewing es otra forma de cáncer de hueso. Al igual que el osteosarcoma, generalmente se presenta entre los 10 y los 25 años y afecta más a varones que a mujeres.

¿A QUÉ SE DEBE? 

A pesar de que se han realizado muchas investigaciones, las causas de la mayoría de los tumores en los niños no se conocen. Hoy por hoy, siguen realizándose numerosos estudios y proyectos de investigación para tratar de determinar cuáles son los factores y razones que provocan esta enfermedad.

Nada de lo que le haya pasado al niño es la razón de su enfermedad y nunca los padres son los culpables de ella. Los otros hijos no tienen por qué tener más probabilidades de desarrollar esta enfermedad.

Por otra parte, el cáncer no es una enfermedad contagiosa. No pasa de una persona a otra como la gripe. Al niño no le han trasmitido su enfermedad otras personas, ni animales, y a su vez, él tampoco puede contagiarlo. Si necesitas más información o tienes dudas, consúltalas con el médico que trata a tu hijo.

Fuente: www.aecc.es

Fuente imagen: peru21.pe