María, medalla de oro a la superación

Esta niña de nueve años, con raíces logrosanas, ha logrado el máximo trofeo en el Campeonato de España de Gimnasia Rítmica para Personas con Discapacidad Intelectual, entrenando en el Club Deportivo Down Toledo.

Cuando las cosas se hacen con motivación, con seguridad en uno mismo y con ganas de disfrutar aprendiendo cosas nuevas, el resultado suele ser bastante mejor de lo esperado. Eso es justo lo que le ha pasado a María Gil, una niña de 9 años que ha logrado el máximo trofeo en el Campeonato de España de Gimnasia Rítmica para Personas con Discapacidad Intelectual. La nueva campeona de España de la categoría junior es gimnasta del C.D. Down Toledo, ciudad en la que reside con sus padres, Maribel y Adriano, y su hermano Marcos, aunque se trata de una familia muy vinculada a Logrosán, donde viven el resto de sus allegados, y a donde acuden con frecuencia para pasar las vacaciones.

El triunfo no ha sorprendido a nadie dado el buen nivel de la niña en esta disciplina y el entusiasmo que pone en cada entrenamiento. Lo que sí ha sido digno de admiración por parte de todos es que lo haya conseguido llevando solo cinco meses entrenando. Fue en octubre del año pasado cuando María comenzó a dar sus primeros pasos en la rítmica, una actividad que nunca antes había practicado, adaptándose con facilidad al ritmo de sus compañeros desde el principio, asegura su madre, Maribel.

Esta nueva promesa de la gimnasia rítmica compitió en la modalidad de habilidades deportivas con manos libres, entrenando tres horas a la semana con la monitora del C.D. Down Toledo, María García. "La pequeña se ha adaptado increíblemente bien, ha sido algo especial, porque lo coge todo rápido, ya que está muy atenta, y la progresión ha sido alucinante", confiesa sorprendida. Seguro que algo ha tenido que ver la afición que tiene la pequeña por la música y el baile, ya que además practica sevillanas.

La entrenadora de gimnasia rítmica admite que se dio cuenta enseguida de que María podría llegar mucho más allá por lo que empezaron a ir a exhibiciones, dando el salto poco después a las competiciones y aumentando el número de horas de entrenamiento semanal. De hecho, la medalla de oro nacional no es la única que tiene; consiguió otra en el Campeonato Regional de Rítmica de la Federación de Deportes para personas con Discapacidad Intelectual de Castilla la Mancha.

 

BENEFICIOS VISIBLES La práctica de la gimnasia rítmica beneficia a los pequeños con Síndrome de Down a la hora de potenciar su coordinación, "porque tienen que hacer saltos, giros, equilibrios y pasos que requieren flexibilidad y elasticidad siguiendo el ritmo de la música", explica María García. A partir de ahora, la niña asume encantada un nuevo reto, el de prepararse para el campeonato regional y el nacional del año que viene, en una categoría adaptada superior, y compitiendo con pelota.

La capacidad de María para lograr aquello que se propone y con lo que disfruta es un ejemplo y un motivo de admiración para sus compañeros de colegio. Estos la recibieron con un aplauso y una fiesta sorpresa mientras admiraban su trofeo. El mismo que ha colocado sobre la mesa de estudio de su cuarto, para tener siempre presente el fruto de su esfuerzo. Aunque es tímida y le da un poco de vergüenza que la gente la alabe, seguro que en unos días recibirá también las felicitaciones en persona de muchos de los logrosanos que la conocen, ya que pasará en el pueblo la Semana Santa, "su lugar de vacaciones favorito y a donde está siempre deseando ir porque se conoce a la gente por la calle mejor que yo", segura Maribel.

Lo que es seguro es que de Logrosán volverá con nuevos triunfos, los más valiosos, que llegarán en forma de cariño y admiración de los logrosanos por su afán de superación.

Fuente: http://www.elperiodicoextremadura.com