Los espacios naturales serán accesibles a personas con problemas de movilidad en Extremadura

El nuevo reglamento regula la instalación de sillas en piscinas, obliga a mejorar la accesibilidad en los servicios públicos y crea un registro de tarjetas de aparcamiento.

El Diario Oficial de Extremadura ya ha publicado el nuevo reglamento de accesibilidad, que tiene entre sus objetivos habilitar los entornos naturales de la región para hacer efectivo el acceso igualitario, independiente y seguro a todos los ciudadano. El texto contiene numerosas aportaciones de Apamex (Asociación para la Atención y la Integración Social de las Personas con Discapacidad Física de Extremadura), que también trabajó conjuntamente con la Otaex (Oficina Técnica de Accesibilida de Extremadura) en la elaboración de la Ley de Accesibilidad Universal de Extremadura de 2014.

El reglamento va a afectar a «todos los edificios públicos y privados, a los sistemas de transporte, a las paradas y las tarjetas de estacionamiento de personas con discapacidadad», según avanza Jesús Gumiel, presidente de Apamex.

Además, el documento incide en el concepto de «necesidades de accesibilidad», ya incorporado en la ley de 2014, y que hace referencia no sólo a las personas que conviven con una discapacidad, sino a la ciudadanía en general.

Nuevas medidas

Gumiel tiene claro que ninguna otra norma autonómica ha llegado tan lejos como la extremeña dado que se regulará por primera vez la instalación de grúas en piscinas. También será la primera en hacer de los entornos naturales un lugar accesible a cualquier público, dotándolos de espacios adaptados en merenderos, miradores, playas fluviales, piscinas naturales y embarcaciones de recreo.

Las medidas de accesibilidad también serán ampliadas a las zonas de juegos infantiles y a las zonas de gimnasia al aire libre que ya existen en muchas ciudades.

En el ámbito del transporte, el reglamento incorporará medidas de accesibilidad en las paradas de taxis y en las estaciones de autobuses.

Este aspecto de la normativa, insiste Gumiel, es fundamental, y se complementará con la formación obligatoria que recibirán los conductores de estos servicios para dar respuesta a las necesidades de accesibilidad.

De igual modo, se creará un registro autonómico para las tarjetas de aparcamiento para personas discapacitadas. Este mismo registro se encargará de regular, controlar y conceder dichos permisos. Asimismo, ampliará las reservas de plaza en lugares públicos, auditorios , cines o teatros, y serán ampliadas para todo tipo de discapacidades. Además, el reglamento dedica un título completo a la señalización y a la comunicaión. De esta forma, el acceso y la comprensión universal de la información pasan a ser considerados criterios de accesibilidad universal.

En cuanto a las medidas de edificación, se obligará a cumplir con el contenido mínimo exigible de los planes de accesibilidad de la administración. Se creará un registro extremeño de la vivienda accesible y protegida que también incluirá a sus solicitantes, con el objeto de adecuar la reserva de este tipo de viviendas a la demanda.

Prevenir antes que arreglar

Para Jesús Gumiel, la entrada en vigor del reglamento «tendrá un calado muy fuerte». Desde ahora, todo proyecto que se elaboren deberán ajustarse al texto, que obligará a todos los ayuntamientos de la comunidad autónoma a su aplicación.

Por otra parte, controlará el mantenimiento de las actuactuaciones positivas que se emprendan y priorizará la prevención frente a la correción. «No basta con que un edificio cumpla la normativa, sino que tiene que mantenerse en el tiempo -detalla Gumiel-. Si los profesionales y los políticos tienen toda la información, será más facil que todo se adecúe a la normativa».

Por este motivo, Apamex dedicará sus esfuerzos a la divulgación y traducción del texto para que llegue a todos los profesionales. Para ello, ya ha pactado con el Colegio Oficial de Arquitectos y con el Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Badajoz «organizar jornadas informativas para dar a conocer lo que supone el reglamento de accesibilidad».

Finalmente, Gumiel insiste en que este texto afectará a todos los ciudadanos y visitantes de Extremadura y que por ello «todos tienen que conocerlo y hacerlo suyo».

Fuente: Hoy.es