Elaborada en Extremadura una guía para cuidadores familiares de personas mayores dependientes

El manual ha sido redactado por un grupo de profesionales de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología integrado por médicos geriatras, psicólogos, trabajadores sociales, enfermeros y terapeutas ocupacionales. Pretende dar respuesta a las necesidades de formación e información de los familiares que atienden a personas mayores dependientes.

Además del consejero de Sanidad y Políticas Sociales, José María Vergeles, al acto de presentación han asistido el presidente de la Diputación Provincial de Badajoz, Miguel Ángel Gallardo; la directora-gerente del Servicio Extremeño de Atención a la Dependencia (SEPAD), Consolación Serrano; y la secretaria general de la Fundación Envejecimiento y Salud de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, Mª Angeles García Antón.

El consejero de Sanidad y Políticas Sociales ha señalado que con esta guía se pretende dar respuesta “a las necesidades de formación e información” de los familiares que atienden a personas mayores dependientes, a los que ha calificado como “insustituibles”.

El aumento de la esperanza de vida y el descenso de la natalidad, ha señalado Vergeles, hacen que las sociedades se enfrenten al problema del envejecimiento de la población.

En este sentido, ha aportado datos que indican que el 20 por ciento de la población extremeña tiene más de 65 años de edad y que el 4 por ciento supera los 80 años.

Asimismo, el consejero ha señalado que, según los datos del sistema extremeño de atención a la dependencia, en septiembre de 2018 el número de personas beneficiarias de las ayudas de la Ley de la Dependencia se situaba en 26.559, de las que 6.686 son beneficiarias de prestaciones económicas para cuidados en el entorno.

Por todo ello, ha puntualizado Vergeles, “esta guía va dirigida al menos a 7.000 personas mayores dependientes que viven en Extremadura y que son cuidadas no solo por cuidadores formales sino también por cuidadores informales como son sus cuidadores familiares”.

Para el consejero, sin embargo, hay algo en lo que los cuidadores formales no pueden sustituir “jamás” a los familiares, que es en el “arraigo afectivo y la atención emocional” que éstos aportan y que permite que la atención tenga un carácter “integral”.

No obstante, Vergeles ha subrayado la importancia de que los cuidadores familiares tengan “sus necesidades de información cubiertas”, ya que ello les permitirá prestar una atención de mayor calidad y al mismo tiempo prevenir sensaciones de “quemazón” en estas personas por no saber atender a sus mayores.

Así, ha señalado Vergeles, la guía informa sobre las úlceras por presión (conocidas como “escaras”) y ofrece pautas para saber cómo movilizar a estas personas desde un punto de vista ergonómico, sobre la incontinencia urinaria y fecal, sobre la nutrición y sobre los servicios de protección social, entre otros aspectos del cuidado de los mayores dependientes.

Por otro lado, el consejero ha agradecido a la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología el rigor científico con el que se ha redactado el manual, del que ha destacado también su lenguaje sencillo y didáctico, y a la Diputación de Badajoz el trabajo de impresión y distribución de la guía.

HÉROES ANÓNIMOS

El presidente de la Diputación de Badajoz, Miguel Ángel Gallardo, ha señalado que este trabajo es “un manual de alto interés” que va a mejorar la vida de los cuidadores, a la que ha calificado como “héroes anónimos”.

Gallardo se ha referido específicamente al papel de la mujer, sobre la que ha recaído “históricamente” el cuidado de los familiares enfermos, y, en este sentido, ha valorado la publicación del manual como “un homenaje” a todas ellas.

Por último, ha manifestado que el manual ofrece pautas que pueden mejorar la vida de las personas que cuidan a sus familiares enfermos sin que ese cuidado implique la pérdida de su propia salud y ha asegurado que da una clara respuesta a la pregunta de “quién cuida al cuidador”.

La secretaria general de la Fundación Envejecimiento y Salud de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, Mª Angeles García Antón, ha puesto de relieve la necesidad de buscar herramientas que permitan a las personas mayores poder envejecer “en casa”, algo que es el deseo de la mayoría de estas personas.

García Antón ha señalado que la sociedad debe “tener un agradecimiento inmenso” por el trabajo que realizan los cuidadores, ya que, gracias a ellos, las personas mayores pueden seguir teniendo “una calidad de vida, de atención, de afecto y de cercanía con un entorno”.

Fuente: www.regiondigital.com