El tratamiento precoz del cáncer, cada vez más cerca

Compañías farmacéuticas están cambiando de enfoque en el desarrollo de medicamentos estándar en un esfuerzo por probar rápidamente nuevas y poderosas terapias en las etapas iniciales del cáncer.

Los tratamientos suelen probarse a fondo por primera vez en los pacientes con cáncer que están más enfermos, antes de exponer a los que tienen un mejor pronóstico a los severos efectos secundarios y otros riesgos que conlleva un estudio clínico. Pero la aparición de una nueva generación de fármacos que utilizan al sistema inmune para erradicar tumores está fomentando la realización de pruebas aceleradas en las etapas iniciales de la enfermedad.

La utilización en tratamientos en etapas más tempranas podría ser un beneficio inesperado para una clase de medicamentos, llamados inhibidores de puntos de control inmunitario, como Keytruda de Merck & Co y Tecentriq de Roche Holding, a medida que más pacientes se vuelven elegibles y aumentan las ventas, que ya se disponen a alcanzar unos 32.000 millones de dólares para 2023. Pero las farmacéuticas primero tendrán que convencer a los médicos de que los precios de las terapias -que cuestan aproximadamente entre 100.000 y 150.000 dólares por un año de tratamiento- valen la pena, cuando los pacientes con cáncer en estadio inicial pueden beneficiarse significativamente de tratamientos ya existentes.

"Tumores grandes y voluminosos"

"En la fase avanzada de la enfermedad, se tienen estos tumores grandes y voluminosos", dijo Aiman Shalabi, que ayudó a supervisar el desarrollo de Imfinzi en Astra hasta que se convirtió en médico jefe del Cancer Research Institute de Nueva York este año. "Es difícil para el sistema inmune eliminar estos tumores grandes. Cuanto más temprano es el estadio de la enfermedad, más exitosos han sido estos agentes".

Astra informó que había tenido éxito en detener el cáncer de pulmón de etapa intermedia tras quimioterapia y radiación en el marco del Congreso de la ESMO 2017 en Madrid el pasado fin de semana, lo que demuestra que el tratamiento temprano con inmunoterapia puede tener beneficios reales. Bristol-Myers dijo en la misma conferencia que un medicamento similar, Opdivo, previno la reaparición del melanoma después de haber sido extirpado con cirugía. En los últimos tres años se han registrado docenas de pruebas de inhibidores de puntos de control inmunitario en cánceres en etapa inicial.

Imfinzi de Astra, la inmunoterapia más avanzada en el tratamiento del cáncer en etapa inicial, podría vender hasta 2.000 millones de dólares en el tratamiento de cáncer de pulmón en etapa intermedia, según Bloomberg Intelligence. Estos estudios de tratamiento temprano todavía son tan nuevos que no forman parte de las estimaciones de ventas de la mayoría de los fármacos.

La cantidad de pacientes con cáncer de pulmón en estadio inicial que se someten a cirugía es mucho mayor que aquellos cuya enfermedad es inoperable, dijo Roy Baynes, titular de desarrollo clínico global de Merck en Estados Unidos.

Mejorar las probabilidades

Sigue siendo importante proceder con precaución, ya que muchos pacientes diagnosticados en etapas iniciales se curan con cirugía, radiación y quimioterapia, dijo Chris Boshoff, primer vicepresidente de inmunooncología de Pfizer. Es necesario contar con más evidencia de la seguridad y eficacia de la inmunoterapia antes de utilizarla en el tratamiento en las etapas iniciales, dijo.

Los médicos están entusiasmados con la idea de usar estos fármacos en pacientes a los que recientemente se les haya extirpado quirúrgicamente un tumor a fin de mantener a más de estos pacientes libres de cáncer. La cirugía, dirigida a eliminar el cáncer en etapas iniciales, no es el final de la historia para la mayoría de las personas, dijo Anthony Olszanski, vicepresidente de hematología y oncología del Fox Chase Cancer Center de Filadelfia. Pueden mantenerse partes microscópicas de tumores y en un alto porcentaje de pacientes el cáncer reaparece, especialmente en los que padecen cáncer de pulmón y melanomas agresivos. En un lapso de cinco años, la mayoría de ellos fallecen.

"Hay una clara necesidad de mejorar nuestras probabilidades en ese contexto", dijo Olszanski. "Es razonable tomar un fármaco que tenga relativamente poco riesgo de efectos secundarios en una población que tiene una enfermedad de alto riesgo y aplicar eso a la etapa inicial de la enfermedad, especialmente cuando los beneficios potenciales son significativos".

De todos modos, los pacientes podrían beneficiarse de recibir tratamiento antes de que su sistema inmunitario haya sido devastado por el cáncer, la quimioterapia y otros tratamientos tóxicos, dijo Boshoff. Eso puede conducir a una respuesta mayor y más duradera.

Las mejoras en el tratamiento temprano podrían conducir a campañas de detección para encontrar más personas que puedan beneficiarse, dijo Pascal Soriot, máximo ejecutivo de AstraZeneca.

Fuente: http://www.eleconomista.es/sanidad/