El autismo halla un aliado en la tecnología

AuTICmo, la empresa de la emeritense Fátima Mulero, busca poner en contacto a creadores de aplicaciones con quienes tienen este trastorno.

Las personas con autismo tienen dificultad para expresar sus sentimientos y comunicarse con los demás. «Muchos adultos con autismo suelen llevar una libreta con pegatinas de velcro que usan para explicar algo a los demás. Con una tableta disponen de mil fotografías y consiguen que el dispositivo hable. De este modo su manera de comunicarse deja de infantilizarse», explica la psicóloga emeritense Fátima Mulero para poner un ejemplo sobre cómo las nuevas tecnologías pueden mejorar la vida de las personas con autismo y sus familias.

Esta extremeña lo vio claro desde el principio y en cuanto empezó a trabajar al finalizar sus estudios apostó por investigar en el ámbito de las aplicaciones para tabletas con el fin de hacer más llevadero un trastorno que en España padecen uno de cada 150 niños.

Con 15 años Mulero empezó a colaborar en Cruz Roja y en Ágora Club de Ocio, una asociación de Mérida que apoya a personas con discapacidad. Después se licenció en el doble grado de Educación Primaria y en Educación Especial por la Universidad Pontificia de Salamanca y a continuación estudió Psicología. Ahora tiene 24 años.

 

Se trasladó a Barcelona en 2013 y montó una empresa de terapia y tecnología, AuTICmo. Su trabajo lo compagina con una asociación sin ánimo de lucro que vio la luz en noviembre. Pero sentía que necesitaba proyectar tanto lo que sabía ella como aquellas cuestiones que dominan otros expertos.

En octubre del año pasado acudió a Chile como ponente en otro congreso. Allí hizo contactos y comprobó que ya había material de sobra en este campo concreto de las nuevas tecnologías en relación con los trastornos del espectro autista (TEA). Solo faltaba difundirlo.

Para poner en común los muchos conocimientos en este ámbito acaba de organizar un congreso en la Ciudad Condal junto a dos extremeños más. Se han inscrito en torno a 200 personas de manera presencial y otras 500 han seguido por 'streaming' las ponencias, mayoritariamente desde Argentina, México y Chile. En total ha habido 30 especialistas exponiendo sus teorías acerca del autismo y las nuevas tecnologías.

Detrás de este encuentro celebrado han estado, además de Fátima Mulero, Pedro Sicilia como programador que trabaja a distancia con AuTICmo desde Mérida y Alejandro Gómez, de Guareña y responsable de la parte financiera. Ninguno de los organizadores del congreso supera los 25 años.

En este primer Congreso AuTICmo, celebrado del 29 de abril al 1 de mayo en el Museo de las Ciencias Cosmo Caixa de Barcelona, se ha hablado desde cómo afrontar el impacto del diagnóstico al potencial de la tecnología en el desarrollo integral de las personas con TEA (trastornos del espectro autista). También se han proyectado documentales, se ha hablado de aplicaciones, de intervenciones, de soluciones táctiles y se han desarrollado talleres formativos.

Según explica Mulero, «ya hay estudios científicos sobre el uso de la tecnología táctil pero a los profesionales y a las familias les cuesta lanzarse, bien porque temen que la tableta se rompa o por no saber usarla bien. El caso es que el avance es lento también ocurre».

Aplicaciones

El congreso que ha tenido lugar en Barcelona era para que muchos de los proyectos que existen lleguen a sus destinatarios finales, explica Mulero. Parte del trabajo de esta extremeña es cribar ideas y seleccionar las más apropiadas. «Solo para autismo hay disponibles más de 4.000 aplicaciones. Nosotros las analizamos y hacemos de asesores a centros especiales y familias. Queremos hacer ver en qué momento la tecnología es útil. Desde la asociación les hacemos un seguimiento durante seis meses para ver qué tal les va».

A un padre o madre de autista Fátima Mulero les diría que la tecnología ayuda, «aunque entiendo que no se puede obligar a alguien a usar algo que no le gusta. Lo que pasa es que quizás no se le está proporcionando de manera adecuada, por eso hay aplicaciones diseñadas para llamar la atención de un niño y que quiera usar la tableta».

Según la psicóloga extremeña, ahora mismo uno de los retos es acercar la tecnología disponible a las personas que pueden beneficiarse de ella y por esa razón desde AuTICmo están creando una red social específica que ponga en contacto. El proyecto está financiado por la Fundación Telefónica y estará dirigido a familiares, profesionales, empresas y todo tipo de personas interesadas.

Fuente: hoy.es