Ciudades amigables con las personas mayores

“Una ciudad amigable con las personas mayores fomenta el envejecimiento activo optimizando las posibilidades para la salud, la participación y la seguridad con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas a medida que envejecen. En términos prácticos, una ciudad amigable con los mayores adapta sus estructuras y servicios para que sean accesibles e inclusivos para personas mayores con diferentes necesidades y capacidades”.

Las ciudades y comunidades amigables con las ciudades mayores:

    Reconocen el amplio rango de capacidades y recursos de los mayores
    Anticipan y responden con flexibilidad a las necesidades y preferencias relacionadas con el envejecimiento
    Respetan las decisiones y el estilo de vida de las personas mayores
    Protegen a aquellos que son más vulnerables, y
    Promueven la inclusión de los mayores y su contribución a todas las áreas de la vida comunitaria.

El marco de trabajo de las ciudades amigables con los mayores (WHO)

El marco de trabajo de las ciudades amigables con los mayores de la WHO desarrollado en la Guía Global de Ciudades Amigables con los Mayores propone ocho áreas interconectadas que pueden ayudar a identificar y abordar las barreras para el bienestar y la participación de las personas mayores.

Estas áreas se solapan e interactúan unas con otras. Por ejemplo, el respeto se refleja en la accesibilidad de edificios y espacios públicos y en el rango de oportunidades que la ciudad ofrece a personas mayores en cuanto a participación, entretenimiento, voluntariado o empleo.

Por ejemplo, la falta de un sistema de transporte público asequible aísla en sus casas a los mayores que ya no conducen y hacen que participar en la vida comunitaria sea difícil, incrementando el riesgo de aislamiento y soledad. Cuando el transporte público está disponible y adaptado a las necesidades de los mayores, tanto en términos de horarios como de rutas, se incrementa la movilidad y facilita la participación social y el sentimiento de pertenencia a la comunidad.

Es igualmente importante que las personas mayores continúen teniendo buenas razones para salir y participar. La oferta cultural y de entretenimiento que satisface los intereses de los mayores, las oportunidades de voluntariado y el compromiso cívico contribuyen a una tener una edad adulta gratificante y placentera.

Áreas interconectadas de la vida urbana

    Servicios sociales y asistencia médica
    Transporte
    Vivienda
    Participación social
    Espacios al aire libre y edificios
    Respeto e inclusión social
    Participación cívica y empleo
    Comunicación e información

Servicios sociales y asistencia médica
Un acceso asequible a la comunidad y servicios médicos es crucial para mantener a los mayores saludables, independientes y activos. Esto implica un número adecuado de servicios de cuidados a los mayores, convenientemente localizados cerca de los lugares donde viven los mayores, y trabajadores sociales y sanitarios con formación que ofrezcan estos servicios.

Un amplio rango de servicios sanitarios accesibles y asequibles

Los mayores tienen diferentes necesidades y preferencias en cuando a los cuidados sanitarios. Para satisfacer esas necesidades es necesario una oferta amplia de servicios a lo largo del proceso de envejecimiento, tales como los cuidados preventivos, clínicas geriátricas, hospitales, centros de día para adultos, centros de respiro, rehabilitación, residencias de corta y larga estancia y de cuidados paliativos. Estos servicios deben estar fácilmente accesibles en lugares adecuados para los mayores. Los centros como los de atención primaria, que se encuentren en áreas residenciales permitirán a los mayores recibir cuidados mientras siguen conectados en su entorno familiar.

Que el sistema de salud se preocupe de la educación ayudaría a sensibilizar a los adultos mayores de las áreas de atención que tienen a su disposición. También deberían ser servicios asequibles, o tener la posibilidad de cubrir los costes, para dar a los mayores de la tranquilidad de que van a poder recibir cuidados aunque no tengan la posibilidad de pagarlos.

Transporte

Un sistema de transporte accesible y asequible es necesario para asegurar que la población mayor de las ciudades es capaz de envejecer de forma activa y permanece en contacto con su comunidad, con acceso a la salud y a servicios sociales. El estado de la circulación y facilidades de aparcamiento en las ciudades tienen que tener en cuenta a los conductores mayores.

Transporte público accesible, asequible y seguro

Los mayores, idealmente, tendrían que ser capaces de moverse por el sistema de transporte de sus ciudades con facilidad. Además de los precios asequibles en los servicios de transporte, los residentes perciben la seguridad como algo que afecta a su disposición a usarlos. El servicio de transporte debe satisfacer a personas con diferentes necesidades de movilidad. Además, serán necesarios conductores serviciales y personal de estaciones sensibles a las necesidades de los mayores para asistir mejor a las comunidades mayores. Finalmente, la información sobre seguridad, transporte amigable y asequible debe estar disponible para las personas mayores para facilitar su uso

Condiciones amigables para conducir y facilidades de aparcamiento

Conducir puede ser una opción de transporte esencial para las personas mayores, especialmente en áreas suburbanas y áreas residenciales más alejadas. Tráfico denso, malas condiciones de la calzada, iluminación insuficiente de las calles y señales con mala visibilidad son algunas de las barreras en la conducción de ciudad, especialmente a medida que la visión empeora con la edad. Mantener la confianza de los conductores a medida que envejecen es importante para asegurar una conducción segura para todos. Áreas de aparcamiento cerca de edificios y servicios de recogida son también servicios adecuados para los mayores.

Fuente: www.cvirtual.org