ASOCIACION CANCER BADAJOZ

La agrupación pacense de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), que ya colabora con aportaciones a su central destinadas a investigación, quiere profundizar en esa vertiente pero centrándose en su ámbito: Badajoz y provincia. Y quiere hacerlo del modo más efectivo posible, por ello pretende crear un centro de investigación oncológica, que estaría ubicado "a ser posible, en el campus universitario", según ha manifestado a este diario la presidenta de dicha entidad, Ana Rosas Murillo.

La ACC de Badajoz se plantea como punto de partida la utilización de los fondos que recibe cada año procedentes de la Fundación Pepe Reyes, que eligió a esta entidad, junto con Aprosuba y las Hermanas de la Caridad, para dar transferir una cantidad de dinero cada año y de por vida, que debe destinar al fin que mejor considere, con una única condición, que sea en beneficio de Badajoz.

Murillo consideró que, además de la atención a los enfermos oncológicos, de participar en numerosos programas propios y en colaboración con otras entidades, y de las diferentes campañas que desarrolla de forma habitual, la investigación es el campo que a medio y largo plazo más efectivo resulta para avanzar en el conocimiento, detección y tratamiento del cáncer.

COLABORACION Pero esa es una labor que no puede realizar sola, por lo que la presidenta de la AECC quiere involucrar a las autoridades sanitarias y a la universidad en este proyecto. Un proyecto que ella considera que debería materializarse en la construcción de "un centro o pabellón, a ser posible en el campus y con una doble relación: sanidad y universidad, y que esté dedicado exclusivamente a investigar en materia oncológica", en cualquiera de sus múltiples vertientes.

Hasta la fecha, la asociación ha enviado el porcentaje de su recaudación que ha establecido la asociación a nivel central para las delegaciones provinciales, pero hace algún tiempo que aporta más de lo que se les pide.

El año pasado, la asociación pacense transfirió 23.000 euros a la central con destino a las líneas de investigación que desarrolla la entidad a nivel nacional, en colaboración con centros sanitarios de Madrid, Valencia y Salamanca, como explicó la responsable de programas de la asociación pacense, Mariola Gómez.

Esa cantidad es muy superior a la que les correspondería con el 4% que deben aportar anualmente, pero se hace "porque en muchas agrupaciones locales, conscientes de que en otros lugares se realizan más actividades y se necesita más dinero, mandan íntegramente la recaudación de sus campañas, y aquí se es consciente de la importancia que tiene la investigación para avanzar en la cura del cáncer", coincidió Gómez con Murillo.

La ACC de Badajoz sufragó un premio a la investigación en el 2003, para estudiar la eficacia de la quimioterapia y los efectos de algunos medicamentos utilizados en este tipo de tratamientos, que dirigió José Augusto García-Agúndez, con un grupo de trabajo de la universidad y del Hospital Infanta Cristina. En el 2004 realizó un estudio de ámbito provincial, como aportación a otro nacional, sobre la posible relación entre las antenas de telefonía y el cáncer, y en el 2006 participó en un trabajo de investigación sobre los cuidados paliativos, en colaboración con el SES.