Amacaba y Segundo Asalto dan color al centro de Badajoz con el apoyo de la Fundación Dolores Bas

La Asociación de Madres del Casco Antiguo de Badajoz (Amacaba) obtuvo una subvención de la Fundación Dolores Bas para recuperar un muro del centro y convertirlo en una obra artística creada por padres, madres, hijos e hijas. Las familias han pintado un mural en la entrada del aparcamiento de la Fundación en la calle Joaquín Costa. Ahora unos enormes dinosaurios acompañarán a todos los vecinos que pasen por allí.

Padres, madres y sus hijos, todos juntos, dejan su huella en la avenida Joaquín Costa. Las familias pintaron un mural en la entrada del aparcamiento de la Fundación Dolores Bas. Ahora unos enormes dinosaurios acompañarán a todos los vecinos que pasen por allí.

La iniciativa ha sido de la Asociación de Madres del Casco Antiguo de Badajoz (Amacaba). Esta entidad nació hace 14 años. Varias mujeres fueron madres en la zona centro y decidieron unirse para revitalizar su barrio. El objetivo, según destacó ayer Meri Prieto, era «mejorar el entorno social de nuestro hijos y potenciar las actividades educativas».

Dentro de estos objetivos, Amacaba logró una subvención de la Fundación Dolores Bas para recuperar un muro del centro y convertirlo en una obra artística creada por padres e hijos. Así, ayer, ambas generaciones trabajaron codo con codo para dibujar y colorear los dinosaurios gracias al taller organizado por la asociación Segundo Asalto.

Raúl Valerio, el diseñador del dibujo, explicó que optaron por los dinosaurios porque los coches son vehículos lentos y pesados que recuerdan a estos animales. La ilustración, además, contaba con otros detalles, por ejemplo, una mujer montada en bicicleta encabezando la marcha.

Chelo Díez, una de las fundadoras de Amacaba, indicó que su deseo es que este dibujo sirva para embellecer la zona y inspirar a los que lo vean igual que ayer lo hizo con los pequeños que pudieron participar. Esta pacense creó la asociación cuando nació su hijo Jano y ayer acudió al acto con su hija pequeña, Elsa. Actualmente, indicó, las familias que fundaron esta entidad ya están repartidas por otras zonas de la ciudad, pero siguen teniendo como objetivo cuidar el centro.

Amacaba, de hecho, espera que este no sea el único mural que se pinte en el Casco Antiguo. Su objetivo es rehabilitar muros que actualmente están abandonados. En este sentido, ayer recibieron el apoyo de la asociación de vecinos de la zona.

Fuente: www.hoy.es